Los coches del futuro

Los automóviles eléctricos son ya una realidad que hace años parecía difícil de alcanzar. Pero hay otras muchas innovaciones en el sector que vienen pisando con fuerza para hacer más eficiente su gasto energético. La excesiva contaminación que parte de los coches ha empujado a la industria del motor a buscar alternativas al motor tradicional, como el híbrido, el eléctrico o el de hidrógeno. Los repasamos en este blog.

Los avances en materia de combustibles alternativos y la utilización de materiales sostenibles se traducen en una mayor independencia de los coches y en un consumo más responsable. Bajo esta premisa las casas de automóviles diseñan muchos de sus nuevos modelos.

Con respecto a los coches eléctricos, ya se trabaja sobre una autonomía de 1.000 kilómetros, uno de los grandes obstáculos hasta hace no mucho para impulsar las compras de este tipo de vehículos. Por eso son muchas las empresas que trabajan en mejorar las baterías para reducir la dependencia de los puntos de recarga.

Algunas casas ya están también apostando por incluir placas solares en el diseño de sus vehículos para mejorar su rendimiento, actuando como fuente de energía complementaria.

Los coches alimentados por hidrógeno también podrían suponer una buena alternativa para acabar con la contaminación, puesto que lo único que expulsan al ambiente es vapor de agua.

Aunque parece más propio de película del futuro, lo cierto es que la conducción automatizada se acerca cada vez más a la ser una realidad. Algunas casas ya han comenzado hace años a hacer pruebas, sobre todo en varias ciudades de Estados Unidos.

Más improbable suena la idea de los coches voladores, pero podríamos verlos en Japón alrededor del año 2023.